Dedicado a todos los que están en la otra orilla del Atlántico

Saludos a todos los hermanos de América. A la postre, los seguidores de América del Sur son los que más visitan este blog. Gracias, pues los que creemos que no hay distancia verdadera, ni aún con la estrella más lejana, esto no hace sino validar esta teoría.

Cuando empecé este blog, realmente, lo hice para mi. Mi maestro de las vías del espíritu insiste en que todos sus alumnos escribamos nuestro diario íntimo, con el que poder constatar nuestros propios progresos (o “regresos”). Lo cierto y verdad es que empecé en varias ocasiones pero al final termino por no darle continuidad. Así que decidí hacer público mis sentimientos, mis puntos de vista acerca de todo lo que me rodea. En definitiva mostraros  todo (o casi)  mi Universo mental y hacerlo de todos Vds.  De alguna manera, me siento obligado a escribir y de este modo, creo, cumplo con la sugerencia del maestro. Por cierto, que ahora, se encuentra en Argelia, donde tiene un numeroso grupo de discípulos del más alto nivel, según nos cuenta. Esperamos con impaciencia su regreso para poder seguir aprendiendo. Que Dios guíe sus pasos.

Os dejo una foto para que me podáis conocer donde aparecemos algunos de los asistentes a un taller de Liberación Emocional que hicimos en la Tienda y que, por cierto, olvidé presentaros. Fue un taller muy interesante con dos terapeutas de extraodinaria calidad humana. En la foto estoy agachado, vestido de blanco y sonriendo  al lado de algunos de los participantes del evento.

Gracias a todos los que leeis el blog desde las Américas. Y gracias  por vuestras muestras de cariño aún en la distancia (¿que distancia? Entre los corazones no hay ninguna).

Saludos desde Murcia.

Grupo Taller Recupera tu sonrisa

Plantaciones de verano

Esta época de la huerta es muy hermosa. La primavera nos brinda todo su esplendor en forma de flores de todos los colores. Los primeros brotes de los frutales con sus tonos rojos-verdes-marrones, el constante ir y venir de infinidad de insectos polinizadores y los trinos y gorgojos de los pájaros, que al igual que nosotros, exaltan la naturaleza colocándola a la altura de los más bellos espectáculos que podemos ver a lo largo de nuestra vida. Todo despierta del letargo del invierno. De la meditación silenciosa de los días fríos del solsticio. Y en ese marco incomparable de belleza y armonía nos preparamos para las siembras de verano. De nuevo están aquí. Vamos a sembrar los pimientos, tomates, berenjenas, pepinos, alpicoces, melones, sandías, calabazas de todas clases, calabacines, cebollas, lechugas y más. Patatas, zanahorias, remolachas, judías, albahacas, rabanos y apio. Cuanta variedad. Que linda queda la huerta con las plantones recién sembrados  esperando los frutos de la madre tierra.  Iremos por partes.

Las solanáceas (patatas, berenjenas, tomates y pimientos) son las plantas más exigentes del huerto. Recordamos que para que funcione bien nuestro huerto debemos hacer rotaciones correctas de nuestros cultivos. Es la única forma posible de perpetuar la riqueza natural de nuestro suelo (incluso incrementarla) y además evitar las plagas y enfermedades ocasionadas por la repetición de determinados cultivos en el mismo espacio. Así que las solanáceas deben ir a continuación de las leguminosas. Ese es el ideal y no volver a plantarlas en el mismo lugar hasta al menos cuatro años.  Los tomates se siembran con una distancia entre plantas de unos 40 a 50 cm. Generalmente encañados (entutorados, dirigidos hacia el cielo o en “barracas”, que son estructuras de cañas en forma de triángulo, es decir una fila inclinada apoyada sobre otra fila. Prefiero la forma erecta, por permitir una mejor insolación), podados para dejar una sola guía (cortando los brotes laterales, dependiendo de que variedad le dejaríamos también una hoja). Algunas variedades antiguas como “flor de baladre” tienen mayores dificultades para cuajar los frutos. Entonces sería interesante dejar que los brotes laterales lleguen a echar flores y cortarlos por encima del racimo floral, para disponer de un mayor número de flores. Al menos inicialmente, después podemos volver a cortarlos como decía antes. Otras variedades como la “muchamiel”, quizá por su  vigor, sería mejor sembrarlas a 80 cm. pero dejando dos guías en vez de una. Pero como siempre lo ideal es ir probando y anotando para poder corregir.

Los pimientos a 60 cm. Las berenjenas al menos a 80 cm. (mejor a un metro).

Los calabacines a 1 m. entre plantas. En ocasiones las plantas crecieron tanto que decidimos al año siguiente ponerlas a 1,2o cm. Entonces para aprovechar el agua sembramos cultivos intermedios de lechugas baby.

Sandías y melones más espaciadas todavía. Y las calabazas, las reinas del espacio, aún más alejadas las unas de las otras y acabarán por inundarlo todo con su follaje.

Las judías a 30 – 40 cm. dependiendo de la variedad. Otros cultivos como remolachas, zanahorias o rábanos como se siembran de semilla hay que tener presente la distancia entre filas para que no se cruce el follaje entre ellas.

Como siempre, utilizaremos una buena cantidad de compost o de humus de lombríz para las siembras. Además en el caso de las solanáceas, se hace imprescindible añadir más compost inicialmente y luego ir reponiendo cada cierto tiempo (en el caso de los tomates al menos 4 veces, dependiendo de la calidad de nuestros suelos). Los suelos deben de estar acolchados con paja o con hierba seca que hemos ido recolectando y guardando. A la hora de añadir el compost lo que hacemos es levantar la paja, incorporar la materia orgánica y de nuevo cubrir.

Y tan importante como lo demás, el riego. El manejo adecuado del agua se convierte en causa esencial del éxito o fracaso de nuestros cultivos, sobre todo en tierras pobres (como las mías, con arcillas jóvenes de mala calidad), o regadas con aguas de mala calidad. Es vital que nuestros huertos no pasen sed, para no someterlos a estrés hídrico. Mi consejo para aquellos que puedan: la compra de un tensiómetro. Es un instrumento para medir la cantidad de agua disponible presente en el suelo. Donde se aprecia el verdadero valor de este instrumento, como os decía, es en suelos pobres y cuando las condiciones climáticas se extreman, como en el caso de un pico de calor en el mes de mayo, que en ocasiones aquí en el sureste puede llegar a rozar los 40 º C. Es en esos casos donde se hace muy necesario, pues la observación es un poco limitada y la rapidez de estos fenómenos hace dificil saber cuanta agua demandan los cultivos.

Para los que llevan muchos años nada hay que decirles. Para los que se inician en estas lides, recordar que lo ideal es siempre anotar. Fechas de siembras, variedades, marcos de plantación, asociaciones de cultivos, tiempo de riego, etc. con el fin de poder corregir y que nos sirvan (aunque limitadamente, pues cada año es distinto del anterior) para ir adquiriendo la sabiduría necesaria. Que en realidad no llega nunca.

La huerta y los campos siguen siendo mi fascinación. El milagro de la vida expresado en forma de cosechas. Tantas y tantas plantas de distintas variedades, formas, colores y demás diferencias, y todas ellas arragaidas en el mismo trozo de tierra. Alimentadas con la misma esencia,  se expresan de tan distinta manera. ¿No es un verdadero milagro?

Acolchado con hierbas
Acolchado con hierbas
Entutorado vertical con cañas. Tomates y lechugas.
Entutorado vertical con cañas. Tomates y lechugas.
Pimientos y lechugas baby
Pimientos y lechugas baby
Mi sombra y lechugas, pepinos, calabacines...
Mi sombra y lechugas, pepinos, calabacines…
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Berenjenas y lechugas lollo rojo

Un león, ¿posee más conciencia que un hombre?

Se han escrito y hemos leído ríos de tinta acerca de la reencarnación. De la transmigración de las almas. Parece ser que un alma atraviesa el último paso sobre el reino animal siendo un ave para reencarnar en un ser humano.  No es mi intención en este espacio discutir sobre estas cuestiones. A mi entender,  quién más se acercó  a explicar la evolución de la Conciencia (la Única Existente) a través de la energía transformada en materia, luego en vida más o menos consciente, para acabar floreciendo en el Ser Humano, fue Ansari el Sufi, un místico y poeta persa del siglo XI  que dijo:

“Vine desde lo inmanifiesto, y establecí mi tienda
en el bosque de la existencia material.
Atravesé reinos minerales y vegetales,
y mis dotes mentales me llevaron hasta el reino animal;
cuando lo alcancé, cruce más allá.
En la concha cristalina del corazón humano
nutrí la gota del yo hasta que fue perla.
En compañía de personas buenas
recorrí la casa de oración,
y habiéndola experimentado, cruce más allá.
Emprendí el camino que a Él Conduce
Y en su puerta por fin fui dócil,
entonces se desvaneció la dualidad
y fui absorbido en Él”.

Lo que escribiré a continuación pudiera parecer que no tiene relación alguna con el título de esta nueva entrada. Pero si tenéis paciencia igual os sorprende y entonces podéis ver como todo cobra sentido. Al menos mi intención es que lo tenga. Otra cosa será la pluma que algunas veces se muestra esquiva y no acierta a decir lo que el corazón siente. Pero esa es otra cuestión.

Mi hijo dice que exagero cuando hablamos acerca de la situación política que vivimos desde hace bastante tiempo, más del que la gente cree, aun a pesar de que la apariencia diga todo lo contrario. Pero no, esto viene desde muy atrás. Sencillamente ahora se manifiesta abiertamente y sin pudor. Digo a mi hijo que parece que vivimos en una Dictadura, que no hay diferencias básicas más que en las formas y poco más. El hecho es si queremos razonar, o no, ante  tal cuestión.

Esto fue lo que había escrito inicialmente y muchas líneas más pero he decidido acortar. Quería haber expuesto que es una dictadura al uso y las similitudes con la situación política actual. Pero vosotros ya sabéis de eso más que yo y no merece la pena seguir reforzando lo mismo.

Diría que la evolución de la Conciencia sigue este camino (muy resumido en cuanto al aspecto criatural en el plano de lo social) desde el Señor Feudal, al Dictador, al militante de Derechas, al de centro, al de Izquierdas,  para terminar por convertirse en apolítico (o en un apático de la política a fuerza de ver un panorama absolutamente desolador). Esto es lo que hay. No es que los gobernantes de la derecha sean malos, no. Son así, es su proceso, su eterno vivir en la división. En la lucha de clases (“siempre habrá clases y clases, que se creerán estos pobres”), en el eterno sembrar la discordia y el miedo. En su eterno burlarse de lo que sea, o de quien sea,  con tal de disfrazar la verdad. Acostumbrados a vivir de la manipulación y del engaño. A base de convertir en enemigo a todo aquel que no piense como ellos. “O estás conmigo o contra mí”, no se quien dijo esto, pero vamos, pasaba por su etapa de derechas.  Es por ahí por donde  pasamos todos en un algún momento de nuestro peregrinar, en este eterno viaje desde el ego a la conciencia. No quiero ver a nadie como mi enemigo, pero tampoco quiero dejar pasar la oportunidad de contar lo que es tan evidente.

Estoy acordándome de un tal dictador, Chauchescu, rumano,  que seguro creyó que jamás su pueblo se revelaría contra el y acabaría por ajusticiarlo de forma violenta en las puertas de su propio feudo. ¿Porqué nos cuesta tanto aprender? Y  además todo lo hacen  “como Dios manda” (quién será ese Dios, chico, asi que hay tanto ateo).

Pero ¿que hacer ante todo esto? Después de huelgas, manifestaciones, concentraciones y que todo siga igual? (y seguirá). ¿Cambiamos de signo político en las próximas elecciones? Y aunque el talante de los humanos que transitan por la izquierda es evidentemente distinto, lo cierto y verdad es que los resultados son parecidos. ¿O es que nuestro anterior Presidente terminó solucionando nuestros problemas? ¿Acaso no vimos pasar a sus espaldas un montón de años para haber puesto coto a mucho de los desatinos que hoy ya tienen difícil solución?  Hasta donde sabemos, el único político (puede que haya alguno más pero lo desconozco) que ha renunciado a sus privilegios como tal, es decir, a una pensión vitalicia fue el señor Anguita (vaya por Dios, con lo rojo que era y fíjate tu que buena gente…) ¿curioso verdad? El señor Zapatero, al que suponemos de izquierdas (quizá sea mucho suponer) aún no lo ha hecho (oye quien sabe si con esto de la mudanza el hombre ha estado muy ocupado).

Como decía, que podemos hacer para cambiar todo esto…. Se me ocurre algo: ¡CAMBIÉMONOS A NOSOTROS MISMOS! Hace algunos años hablando con el Maestro, en uno de esos encuentros, le decía:

-¿Vd. no ve como está este mundo de locura? Guerras, hambre, injusticias, corrupción. ¿Dios no le dijo nunca que debería contribuir de forma activa al cambio de este mundo?

Con su tranquilidad de siempre contestó:  Sí.

¿Y que hace Vd. para que esto sea así? – Le dije-

Él me respondió:   Me cambio a mi mismo.

En aquel momento no comprendía muy bien el alcance de esta respuesta. Pero si cada uno de nosotros se cambia a si mismo, el mundo quedará cambiado y no habrá necesidad de enfrentamiento. Ahora bien, en la coyuntura actual ¿como se puede dar un vuelco definitivo a estado enquistado de las cosas? ¿Es posible un cambio verdadero sin una guerra entre partidarios y detractores de un régimen, idea, etc.? ¿Necesitamos más guerras civiles, mundiales y otras?

Cuando pienso sobre todo esto,  recuerdo a mi querido y admirado Ghandi, el Mahatma (que significa Gran Alma), que acabó con el poder colonial del Imperio Británico sobre India. ¿Sabéis como lo logró? Algunos creen que fue con su enfoque filosófico de la no violencia, las sentadas, sus huelgas de hambre en la cárcel…  Sí, efectivamente todo eso influyó. Pero lo que de verdad acaba por liquidar el poder imperial fue una mente serena y sencilla, creyente de que el cambio es posible, y que se produce de individuo en individuo. Una gesta silenciosa, sin mártires,  sin luces de colores, pero con una eficacia sin parangón. Si miráis por internet podréis ver, entre tantas, algunas fotos suyas en su asrham leyendo unos documentos oficiales, como hombre que dirige los destinos de un pueblo  y una rueca a su lado con la que hilaba su sencillo dhoti. Él era abogado y había abandonando su vestimenta occidental como protesta contra el poder colonial. Intuyó la posibilidad  de cambio e  invitó a su pueblo a confeccionarse su propia ropa, rompiendo de esa forma la hegemonía económica británica. De una tacada cientos de millones de prendas de algodón para vestir al pueblo Indio, dejaron de ser fabricadas por la floreciente industria textil británica. Realmente lo que tenía subyugado al pueblo hindú  eran los comerciantes británicos y no su ejército. Con este consciente acto sabía que definitivamente la balanza se inclinaría a favor de su pueblo. Y así fue.

¿Habéis pensado en que basan los Poderosos su poder? En dos cosas principalmente:
Una, el miedo; pretendiendo mostrar fantasmas donde no los hay, para ser los salvadores civilizados frente a los bárbaros (de cualquier índole) que pululan a las puertas del Imperio. Así, siempre hay razones para el mantenimiento de los ejércitos. Y no importa si hay que “derribar algunos edificios gemelos”, ni la muerte de cientos de vidas inocentes. Manejan también la incertidumbre en el futuro. Generan el temor general ante lo que, según ellos, ocurrirá y acaba por ocurrir, esa es la realidad. Pero no por que no haya otras posibilidades, pues todas están delante de nosotros, sino por que son “el lobo que alimentan” y  nosotros el cordero que se deja amedrentar.

Y la otra; siempre tienen algo para venderte. Y si ahora no tienes necesidad, no te preocupes, no tardarán en poner en marcha su “circo” de  las emociones y de los deseos para que acabes picando.

El poder de un consumidor responsable es tremendo, incalculable. Para una mente obtusa no, pero si lo es para una mente como la de Ghandi. El vio más allá de donde nadie podía ver. Y hoy puede repetirse la historia. Imaginaos una manifestación del 15 M y otras similares. Me sitúo al lado de un grupo de jóvenes manifestantes cualquiera y los observo vociferando consignas todas ellas coherentes y legítimas. Una imagen: !pásame un cigarro! Toma. ¿Fuego? Vale. Así durante horas. Unas colas (refrescos), también para ir amenizando y reponiendo la garganta ¿?. Es un gesto cotidiano¿ verdad?, en apariencia sin  la mayor importancia. Sino fuera porque detrás de un paquete de Malboro se encuentra la mayor tabaquera del mundo, condenada a pagar cifras millonarias a fumadores por su responsabilidad en varios casos de cáncer de pulmón irreversibles. Y acusada por la Human Rigths Watch en 2010 por trabajo esclavo y trabajo infantil en Kazajistán (Fuente Wilkipedia).  Por no hablar de los otros gigantes que venden nicotina (y no tabaco como algunos creen). Inmensos emporios con inmensas fortunas, capaces de comprar  todo el orbe.  Por no citar al gigante de las Colas, o los gigantes, pues son dos.  ¿Os podéis imaginar hasta donde llegan sus tentáculos? No seamos tan ingenuos.  Lo primero es que el tabaco mata. Y lo segundo es que las Colas y demás, también matan y mientras tanto enganchan y van generando con su “agradable”  sabor y sus enormes cantidades de azúcar, momentos y momentos de placebo. Un sencillo gesto de dejar de comprar lo uno y lo otro cambiaría definitivamente el mundo. Acompañados con otros gestos de tantas y tantas cosas a las que no concedemos importancia por la fuerza de la costumbre.

Por favor, revisemos nuestras vidas. Cualquier pequeño gesto puede cambiar el mundo tal y como lo conocemos. ¿Os imagináis como sería todo esto sin megacorporaciones, multinacionales y grandes emporios de todo tipo, bancos, tabaqueras, industria armamentística, petroquímicas, farmacéuticas, etc.?  Gigantes con pies de barro en manos de un consumidor responsable y comprometido,  pero cuyas zarpas (si seguimos dejándolos) son capaces de derribar el mundo. Compremos lo que necesitemos, lo estrictamente necesario, de algo siempre podremos prescindir. Y si no podemos, busquemos ayuda y reconozcamos al menos nuestra dependencia emocional de estas ataduras (drogas bien vistas). Unos consumidores responsables se convierten en  un ejercito en la sombra, silencioso, legal, amoroso y decididamente  combativo. Sin enemigos, sin malos, ni buenos. Sobrevivirá “el lobo que alimentemos” y puestos a alimentar, alimentemos la ternura del cordero y la paloma de la Paz. ¿Pues acaso es ilegal dejar de comprar algo? ¿Acaso es ilegal emplear nuestros recursos en aquello que consideramos apoya decididamente un cambio global?….

Reflexionaremos en otra entrada sobre unos datos espeluznantes acerca del consumo de un producto que forma parte de la cultura cotidiana de todo el mundo, pero que cuando se analiza bien te das cuenta de que las cifras son de vértigo. Además lo haremos con las fuentes oficiales y aún siendo una obviedad, pasa por alto y nadie ve el trasfondo de inconsciencia y de dejadez del ser humano, que se ha convertido en un sibarita a costa de la hambruna del resto de sus hermanos del “otro mundo”.

No hay buenos, ni malos, aún cuando las consecuencias son en algunos casos horribles e incluso claramente criminales. Mi corazón no me deja albergar enemigos. Es la ignorancia la que genera lo perverso (eso que entendemos como malo, sin lo cual tampoco sería posible evolucionar, pues no habría contraste)  Podemos hacer huelgas y manifestaciones, y gritar contra los que gobiernan (los títeres del momento) o ir en silencio consciente directo a la diana que se encuentra a lomos del Monstruo. Lo uno, unos cuantos matones, quiero decir policías muy fuertes, rudos y hombretones. Un director de la Teletonta forofo del PPito  o del PESOito y todo habrá quedado reducido a la nada. O lo otro, nuestra acción consciente y amorosa, como un tsunami gigantesco cuyas fauces pueden devorar a aquellos que viven nadando por encima de la masa, sobre aguas de dólares o euros. Solo que esto supone un cambio en nosotros, una responsabilidad en nuestro proceso que trata de responder a la pregunta  ¿soy  el cambio que quiero ver en los poderosos?

“Se el cambio que quieres ver”. Ghandi

Os dejo con un enlace hacia un cortito vídeo que me emociona cada vez que lo veo y me genera la duda de si hemos olvidado (han olvidado los de arriba) la hermandad entre todos los seres vivos. Si un felino, como el que veréis, da muestras de tanto amor y ternura. ¿Como es que el Ser Humano, portador de la Conciencia se resigna a parcelas de animalidad que no caben ni siquiera en el reino animal? ¿Porque no nos amamos definitivamente, porque no construimos un mundo de verdad y de paz para todos? Abandonemos nuestros caducos conceptos de la derecha,  de la república  o de los nacionalismos, o de izquierdas, o de lo que sea que nos divida… Pero mientras llega ese momento pensad cada uno que puede dejar de comprar que debilite a los gigantes y acabarán por caer o por hacerse de los nuestros. Tal vez no sea la solución definitiva, pero quien sabe…

En cuanto nos descuidemos los leones nos echarán delante y veremos a ver quienes son los dignos portadores de la Conciencia.  https://www.youtube.com/watch?v=V7s20XE4nbY