Ateismo y Conciencia II. O la Ciencia al descubierto.

La primera entrada con este nombre, ha suscitado cierto grado de interés, de crítica siempre constructiva, lo cual es siempre de agradecer. Y es que mi intención al escribir este blog, dista mucho de ser una guía en cualquier sentido para nadie. Y siendo leída cada vez por más seguidores, no pretende más que compartir algunas experiencias de distintos ámbitos de mi personal vivencia, aunque,  al menos, si nos gustaría que nos entendieran. Sobre todo los más jóvenes. Hacernos entender, describir estados de ánimos, contar experiencias totalmente personales, resulta de una enorme complejidad, máxime para un campesino como yo. Quizá podamos decir lo mismo que en  la anterior entrada con otras  palabras,  y apoyado en los más grandes de la ciencia y de la mística.

El ateísmo encuentra una parte de sus razones en la ciencia, en una parte de ella que opina que Dios no existe. Un caso particularmente llamativo de este criterio sería la opinión de este grande de la física, ahora tan de moda con la última película biográfica con bastante éxito al parecer. Me refiero a Stephen Hawkings. Ha habido muchos más eminentes científicos que opinan del mismo modo. Por mi parte y como contrapunto, echaremos mano de otros científicos y,  de entre todos ellos, el más grande e ilustre físico que ha dado la Humanidad. Me refiero a Einstein. El sentimiento religioso cósmico, como él le llama, que siente ante la observación de la vida, es la emoción fundamental del arte y la ciencia. “La más bella y profunda emoción que nos es dado sentir es la sensación de lo místico. Ella es la que genera toda verdadera ciencia. El hombre que desconoce esa emoción, que es incapaz de maravillarse y sentir el encanto y el asombro, está prácticamente muerto. Saber que aquello que nos es impenetrable realmente existe, que se manifiesta como la más alta sabiduría y las más radiante belleza, sobre la cual nuestras embotadas facultades sólo pueden comprender en sus formas más primitivas. Ese conocimiento, esa sensación es la verdadera religión.” (Albert Einstein).

Religión, de religare, de reunir, de Unión con todo lo creado, de ser uno con ese “Algo” que a la vez es inalcanzable, impenetrable. Ponle tu el nombre que quieras.

En 1986 hay una primera edición de un curioso libro de Ken Wilber,  “Cuestiones Cuánticas” donde reúne el pensamiento de un puñado de físicos y astrónomos, premios Nobel, un compendio de reflexiones existenciales cercanas a la mística. ¿Qué fue lo que llevó a científicos tan diversos a compartir una visión mística de la realidad? Lo cierto es que Heisenberg, Schrödinger, Einstein, Jeans, Planck, Pauli, Eddington, todos sin excepción, acabaron teniendo una concepción trascendente del mundo donde la dualidad entre materia y espíritu quedaba sobrepasada. Y que esta concepción les vino como remate de una postura crítica y no irracional. Os dejo el guión de este libro:

HEISENBERG 

La verdad habita en lasprofundidades

Verdades científicas y verdades religiosas

El debate entre Platón y Demócrito

La ciencia y lo bello

Si la ciencia es consciente

de sus límites

SCHRÖDINGER

¿Charlamos sobre la física?

La unidad de la mente

El yo que es Dios

La visión mística

EINSTEIN

El sentimiento cósmico
religioso
Ciencia y religión

JEANS

En la mente de algún espíritu

eterno

Un universo compuesto de

pensamiento puro

PLANK

El misterio de nuestro ser

PAULI

La unión de lo racional y lo

místico

EDDINGTON

Tras el velo de la física

Materia mental

Defensa de la mística

Interesante guión ¿verdad? No es fácil acceder a este libro, pero aún se puede encontrar. Pero para compensar os dejo con una frase contundente de Bohm citada en el penúltimo libro de mi maestro “Islam y Sufismo, verdades y mentiras”, en una tercera parte de este excepcional libro dedicada toda a ella a la ciencia y su relación directa con la mística. Esto dice David Bohm, Profesor de física cuántica en la Univ. de Londres, en Princeton, en Sao Paulo y en Haifa, y colaborador de Einstein: “Ciertas secuencias en la física moderna suponen un concepto de la naturaleza, relativo a las causas formativas y final que, en esencia, se parece a los modos de verla que eran comunes en los tiempos antiguos”. Y en el mismo libro, en un párrafo dedicado al Físico alemán Max Planck, premio Nobel en 1918, reza así; “Habiendo profundizado en la última frontera de la materia dijo: Toda la materia tiene su origen y existencia en virtud de una Fuerza desconocida pero ordenada. Hemos de suponer, por lo tanto, que tras esa fuerza hay una Mente Consciente. Es la Matriz en la que todo tiene su origen”. (Este es el primer principio de la Milenaria Promulgación Hermética: El Universo es mental, o funciona como una Mente). Ciertamente recomendable este libro de Hayy Sidi Said al Andalusí.

Las citas al respecto son interminables, la de los más grandes sabios físicos y matemáticos, padres algunos de ellos de la Cuántica. Otro libro muy recomendable también en esta línea y que en algunos capítulos es magistral es “El Tao de la Física” de Fritjof Capra, doctor en Física teórica por la Universidad de Viena, ha trabajado como investigador en física subátomica en la Universidad de París, en la Univ. de California (U.C.) en Santa Cruz, en el acelerador Lineal de Londres y en el Laboratorio Lawrence Berkeley de la U.C. y ha sido profesor en Santa Cruz, en Berkeley y en la Univ. de San Francisco. En un capítulo de su citado libro llamado “Espacio-Tiempo como creaciones de la mente (misticismo-cuántico)” desarrolla principios como los citados arriba por los otros físicos.

En fin, no soy físico, pero estos libros son bastante asequibles para aquel que quiera leerlos sin prejuicios, tratando de acercarse a la verdad, se encuentre esta donde se encuentre. En mi opinión, habiendo tantos argumentos a favor de que existe una Causa Común que explica todos los fenómenos observados, coincidiendo ésta con la más alta mística, y no porque queramos que la verdad se acerque a algún determinado lugar, sino porque siendo estos fenómenos observados y descritos unas veces desde la estricta observación científica y otras desde la más pura intuición (y ésta no es privativa de los místicos, sino de todos los seres humanos, altamente desarrollada en algunos individuos). Me gusta destacar, sobretodo, la relación onda-partícula (o yin-yang) y por tanto, que  desde esa Matriz descrita por Max Planck (y otros) poseemos  la capacidad de cambiarnos  a nosotros mismos  a través de los pensamientos positivos, emociones positivas y por tanto acciones creativas que modifican a su vez el entorno inmediato. Acciones que vuelven de nuevo mostrándome la imagen de lo que soy a través del espejo que supone el Universo que creo delante mío. A su vez, soy espejo para los que me rodean. Sujeto y objeto a la vez. Creador y criatura. Creador y transformador de mi propia existencia constatando día a día que es así, y que por tanto, podemos decir que es una capacidad-cualidad implícita en todos los seres humanos. Otra cosa es que seamos conscientes o no de este hecho, y tengamos el valor o las fuerzas para intentarlo.

Es verdad que hay opiniones de sabios que manifiestan sus dudas al respecto, pero parece muy difícil sostener que un Universo tan complejo, y aunque solo sea el intento mismo de explicación de la complejidad biológica de la vida en la Tierra, se sustente meramente en la “casualidad”. Más bien parece todo lo contrario, todo se sustenta en virtud de Una Causa Primigenia, que en el ámbito Religioso hemos convenido en llamar Dios.

No sabemos si hemos conseguido aclarar algo, o lo hemos liado más, no obstante reflexionamos en voz alta por si a alguien le interesa interactuar o le sirven como referencia, no lo que digo, sino las citas y los libros de los más grandes.

Dije en la anterior entrada que el ateo, se considera a si mismo como tal, en virtud de un mundo que no entiende, de una situación de caos humano que decide que no sería posible tal estado de las cosas si existiera ese tal “Dios” Bondadoso y Omnipotente. La Física verifica que si bien es cierto que el Universo tiene una Causa, Una Realidad Primigenia, ponerle el nombre de Dios es cosa de los hombres y culparle de los males también. Porque está claro que es la ignorancia del ser humano y las acciones derivadas de este hecho,  las que hacen de este mundo el “valle de lágrimas” descrito por la religión (alguna lo describe así).

Y la Ciencia dice que la Realidad que se colapsa delante del observador es fruto de aquel que la interpreta, y por tanto los “males” o los “bienes” que tiene la humanidad son creación directa del ser humano. Y no de Dios, que dejó en nuestras manos el poder co-creador, que bajo la idea de servicio se convierte en acción transformadora, creadora de paz, de bienestar y de orden allá donde el ser humano lo cree. Citando a Jesús de Nazaret en Mateo 20, 25-26:  “Los poderosos de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder. Que no sea así entre vosotros (que no suceda) sino que el quiera ser grande que sea su servidor”. En aquellos tiempos Jesús ya tildaba a los señores absolutos como culpables del mal. Hoy sigue siendo igual.

Pues eso, si no te gusta lo que ves cámbiate-cámbialo. No esperes que un “algo o alguien”por allá arriba lo cambie. Tampoco esperes que el cambio llegue desde otros, sean quienes sean. Pues tu eres Dios, aunque no lo creas. Y por tanto tuyo es tu destino, tu principio y tu fin. Y con tu transformación, la de toda de la Humanidad.

Sibaritismo y conciencia

Como lo prometido es deuda, y aún a  pesar de lo que puede suponer escribir  acerca de ciertos temas , pues detrás de ello hay una enorme maquinaria agronómica e  industrial, y un gigantesco comercio mundial.

Se nos ha educado para no pensar. Hemos creído que aquello que hace mucha gente, y que además sale en todos los medios de comunicación, debe ser  algo normal y bueno. Pararte a pensar, a criticar (de forma constructiva), poner en tela de juicio todo el circo de las emociones que se crea en torno a cualquier producto o actividad comercial, te convierte en alguien cuando menos “raro” .  Seguimos los dictados de los gurús de la moda, de la música, de los deportes y también de los de la cocina, ocio, etc. Cada cual busca aplacar sus deseos en el enorme circo del consumo. “Ven, llévate esto o aquello. Entonces serás admitido entre los elegidos y tu éxito estará garantizado, y tu deseo de felicidad se verá al fin colmado.”

Nos hemos convertido en sibaritas a la postre, camuflando nuestro verdadero Ser con magníficos cócteles de sensualidad (desde los sentidos, totalmente distorsionados). Adormecidos, pasamos la vida entre restaurantes de nuevo cuño, pasarelas con lo último en moda (que en otras épocas también lo fue) , equipos de última tecnología (que pasado mañana será vieja), etc.  Culto y más culto a lo perecedero. Modas y más modas para ocultar la verdad y mantenernos en el limbo de los dioses, eso sí, con pies de barro. Al tiempo.

La felicidad en una copa de vino, nueva cocina (o nouvelle cousine, suena mejor, con más glamour…), maridaje,  cocina de vanguardia, deconstruida y rematada con nitrógeno. La última tecnología móvil en nuestras manos (aparatos hechos a base de coltán, un mineral que lleva a la guerra en el Congo a miles de niños, cuya única tecnología en sus manos es un arma de guerra) y más, y más. Todo vale.  Como borregos adormecidos entre tanto placebo, así pasamos por la vida con mucha pena y casi nada de gloria.

Hoy me voy a centrar en concreto en uno de esos placeres que “dan sentido a la vida…” (que sería de la vida sin una copa de vino, ¿verdad?…) Mi amor por el campo y mis conocimientos del mismo me permiten hablar un poco de esta locura. La inmensa mayoría de los consumidores de vino no son en absoluto conscientes de lo que contaré a continuación.  Y la mayoría, lo consume por un simple ejercicio de placer. Que lo es. ¿Pero sabemos a que precio? Nadie debe sentirse culpable después de leer esto. Tan solo informado.Y  a partir de ahí,  libre de hacer o deshacer. La información es una potente arma, concede al individuo cierto grado de responsabilidad, si se da por aludido, claro. Y por tanto,  dota  al individuo de capacidad de decisión y lo enfrenta a su Conciencia. Pero para eso precisamente hemos venido a este mundo. En este plano en el que vivimos,el vehículo que somos, es portador de la Conciencia, a la que deberemos rendir cuentas antes  o después.  Sea pues cuanto antes.

Como decía, lo que casi nadie conoce, o si lo sabe no se le presta demasiada atención, pues la fuerza de la costumbre es como una apisonadora. El vino, ese protagonista entre las bebidas que llenan  nuestras mesas y las de tantos consumidores en todo el mundo, su comercio, tiene una enorme repercusión medioambiental. Inmensa. ¿Sabéis cuáles son las cifras del vino? Abajo os  dejo varios enlaces a páginas oficiales para que veáis los datos, que como os digo, no se ocultan, pues es de lo más normal. Incluso se alardea de las producciones y exportaciones de cada país.

España es uno de los mayores productores de vino del mundo. Cuenta con una enorme variedad de Denominaciones de Origen y otras denominaciones para agrupar otros vinos que están fuera de esos dominios. Los datos de la producción española se encuentran alrededor de los 40.ooo. ooo Hl de vino anuales.  El hectolitro es una unidad de volumen equivalente a  100 litros.  Haciendo la multiplicación resultan un total de 4000.000.000 litros. Como el vino, en general se envasa en botellas de 750 cl. (o 3/4 de litro), supondría la friolera de varios  cientos millones de botellas de vino. No todo se embotella, que quede claro. Abajo tienen los enlaces, todos ellos fiables, incluidos los oficiales como los del ministerio de agricultura.

Hay que tener en cuenta que esta industria no es solo española. Y aunque estamos a la cabeza, todavía hay países como Francia e Italia, que la mayoría de los años (algunas añadas andamos a las parejas) nos superan en producción. En datos de 2012 exportamos unos 2.060 millones de litros de vino y mosto.  Otros tantos millones de  otros países europeos como Alemania, Turquía, Grecia y países del Este como Rumanía, Hungría, etc. Sumas y sumas millonarias  de botellas de vino. Y también fuera de nuestras fronteras continentales, Estados Unidos, Chile,  Australia, etc. Las cifras son mareantes.

Pero aún hay más. El circo del vino es además de bodega, hoteles y museos dentro de algunas de ellas, tour para conocer las denominaciones de origen, catas, chef anunciando sus vinos preferidos,  cursos y concursos de sumillers, etc. El vino de Jumilla viaja a La Rioja, el de Rioja viaja hacia Murcia. La mitad de lo producido va hacia Francia. De Francia vienen para acá otros tantos millones de botellas. De aquí a Italia. De Italia hacia aquí. De aquí a todo el mundo y de todo el mundo hacia nuestro próspero y sibarita país del vino.

Y más. Una buena parte  de las fincas productoras  ha colocado sus gomas de riego localizado (riego por goteo) para producir más y más homogéneo. Hace varios años que el sector está en crisis. Se produce más vino del que somos capaces de vender. Pero seguimos regando las viñas, utilizando enormes cantidades de recursos hídricos para producir un artículo de lujo. El viñedo en términos generales necesita consumir unos 2.500 a 3.000 metros cúbicos de agua anuales por Ha., pudiendo ser mucho más. Dependiendo del suelo y de  la climatología, etc. Digo bien, 2,500,000 a 3,000.000 de litros de agua  por Ha. y año para producir desde los 4000 hasta los 8000 kg. por Ha de uva. Estos datos son datos medios habituales, pero el viñedo en España es muy heterogéneo y por tanto, los datos pueden variar mucho.  Las producciones pueden bajar hasta los 2.000 kg. por Ha.  (y menos) en un viñedo de secano con un mal año hídrico. Y llegar a producciones de hasta 12.000 kg (y más) en otros viñedos más tecnificados, jóvenes y con riego. Y no solo eso, sino que algunas denominaciones de origen, además, para salvaguardar la calidad de los vinos imponen restricciones a las producciones, teniéndose que tirar al suelo una parte de la uva.

No es este el lugar para hablar de las cifras del vino. Hablamos de Conciencia. Y para quien le interese. Ni tampoco criminalizamos a nadie. Solo llamamos la atención un poco para ver si nos damos cuenta de que este  mundo necesita equilibrio. Que la raza humana es una, y no varias como algunos creen.

Para resumir. Aproximadamente se convierte en vino un 75 % del peso total de la uva. Es decir, que 1 kg. de uva sirve para llenar una botella de la medida standar, 750 ml.  Osea, que después de gastar 2,500.000 de litros obtenemos pongamos una media de 6000 kg. de uvas, o lo que es lo mismo, unos 4.500 litros de vino. ¿No parece que es un panorama un tanto desolador? Sabemos de las enormes cantidades de agua que utiliza el campo para producir alimentos. Cereales, frutas, verduras y hortalizas, pastos, etc., son imprescindibles ¿pero y el vino…?

En el mundo se mueven anualmente millones de botellas de vino,  (también licores, refrescos, etc.) que viajan desde todas partes del mundo a todas partes.  Y millones más en grandes envases, a granel. Asimismo, cada día mueren de sed  miles de personas en un mundo que agoniza. Las cifras en algunas zonas de  África son escalofriantes.

La ONG Unicef calcula que 1.400 niños menores de cinco años mueren diariamente de enfermedades diarreicas relacionadas con la falta de agua potable, saneamiento adecuado e higiene. Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2091262/0/ninos-muerte/falta-agua-potable/unicef/#xtor=AD-15&xts=467263 Cálculos estimados de Unicef y la Organización Mundial de la Salud, publicados en 2013,  indican que en el mundo hay 768 millones de personas que carecen de acceso a agua potable, y debido a ello cada año se enferman y mueren cientos de miles de niños. En su mayoría, las personas que carecen de acceso al agua potable son pobres y viven en zonas rurales apartadas o en barrios urbanos marginales. “Fuente: 20 minutos”.

Esta es la cifra: 1.400 niños muertos cada día (menores de 5 años) que necesitarían tan solo unos… ¿pongamos 2.000 litros de agua para beber? Si quisiera el ser humano podría llevar agua embotellada a cualquier parte del mundo que lo necesitara. Ya lo hace. Sólo que tiene color morado, o blanco dorado, además de alcohol y taninos. Y glamour, mucho glamour… Y sobre todo ignorancia.

El vino, como la carne y otros alimentos han acompañado al hombre durante miles de años. Eso sí, producidos en la inmediatez de su asentamiento. Utilizado para las fiestas (y también como medicina)  ha alegrado la vida de la raza humana. Ahora el vino, como la carne, su producción y trasiego, se ha vuelto un verdadero despropósito. ¿Y que hacemos ahora con este circo? Quien se atreve a desmontar este lucrativo negocio que genera tantos beneficios, puestos de trabajos, cultura, etc. En fin, no se muy bien donde quedará la raza humana, pero desde luego deberíamos reflexionar sobre nuestros modelos productivos, nuestra forma de ver el mundo. Deberíamos simplificar. Sino, no se que será de esta humanidad.

Para algunos que pronto dirán que sin vino no hay felicidad, ya les anticipo que tarde o temprano tendrán algún problemilla que no podrán solucionar con ninguna botella de su vinoteca. Ni con la más cara.

La felicidad proviene del conocimiento. De la sabiduría que te acerca a la verdadera libertad. A la paz como estado. Brindemos por ella.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2091262/0/ninos-muerte/falta-agua-potable/unicef/#xtor=AD-15&xts=467263

http://www.mercasa-ediciones.es/alimentacion_2013/pdfs/pag_349-382_Vinos.pdf

http://www.magrama.gob.es/es/agricultura/temas/producciones-agricolas/comercio-exterior-vino-2014_tcm7-321205.pdf

http://http://www.vinetur.com/201203136483/crecen-las-importaciones-de-vino-en-espana.html

http://http://www.vinotec.com/index.php?option=com_content&view=article&id=159&Itemid=149

http://www.oiv.int/oiv/info/frstatoivextracts2

http://http://www.oemv.es/esp/importaciones-de-vino-en-espana-ano-2012-779k.php

http://http://blogs.elpais.com/3500-millones/2012/12/sahel-se-muere-de-sed.html

http://http://www.magrama.gob.es/es/estadistica/temas/estadisticas-agrarias/agricultura/balance-del-vino/

penin.guiapenin.com/2012/01/14/blog-para-expertos-la-calidad-en-altos-rendimientos-de-la-vina/

http://www.ivia.es/sdta/pdf/revista/vinedo/09tema41.pdf

 

Feliz aniversario. 15 años de vegetarianismo

Este pasado mes de enero de 2014, se ha cumplido el 15 aniversario desde mi decisión de optar por el vegetarianismo que más tarde me conduciría a tomar conciencia de que mi salud es cosa mía. Y todo lo demás también (aunque pasó mucho tiempo hasta poder ver esto con claridad). Esta experiencia escogida con cierto margen de libertad y con grandes dosis de ignorancia, me ha conducido hacia una gran experiencia, vital me atrevería a decir, en mi proceso de despertar a la verdad.

Sin esta aventura que empieza con una enfermedad, como ya conté en una entrada anterior, creo que me habría sido imposible captar  con detalle ciertas sutilezas del camino en el que me siento inmerso. Hoy, pasados todos estos  años, la razón por la que tome  esta decisión se ha modificado, dando paso a una madurez que me permite  seguir renovando los votos. La acción continúa en el mismo sentido, pero las motivaciones son otras. Hoy, hay conocimiento del hecho, responsabilidad y el margen de maniobra es aún menor.

Sigo  apostando por el respeto que me merecen todos los animales (y toda especie viviente), y por encima de todos, el amor hacia el “animal humano”. No es cuestión de religión, o de creencia alguna, de algún dogma de fe o cosa parecida. Se trata de datos científicos claros y contundentes. La actividad ganadera genera el mayor desequilibrio medioambiental del planeta. Si se consideran todos los aspectos del proceso que culmina con un filete de carne en nuestra mesa. Este es un informe de la FAO (y tantos otros que existen en sentido parecido e igualmente escalofriantes):

La ganadería genera más emisiones de gases causantes del efecto invernadero que el sector del transporte, según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), difundido hoy.

‘La respuesta puede suponer una sorpresa para muchos’, afirma la FAO en una nota en la que asegura ‘es necesario encontrar soluciones urgentes’.

Según el informe, ‘el sector ganadero genera más gases de efecto invernadero -el 18%, medidos en su equivalente en dióxido de carbono (CO2)- que el sector del transporte’, del que no indica el porcentaje.

El comunicado destaca que la ganadería es, además, ‘una de las principales causas de la degradación del suelo y de los recursos hídricos’.

Henning Steinfeld, miembro de la FAO y uno de los autores del estudio, asegura que sin duda ‘el ganado es uno de los principales responsables de los graves problemas medioambientales de hoy en día’.

Si se incluyen las emisiones por el uso y cambio de la tierra, el sector ganadero es responsable del 9% del CO2 procedente de la actividades humana.

Pero el porcentaje es más elevado cuando se trata de gases con efecto invernadero más peligrosos como el óxido nitroso, que procede del estiércol y es 296 veces más perjudicial que el CO’.

Además, es responsable del 37% de todo el metano producido por la actividad humana, gas que es 23 más veces más perjudicial que el CO2 y que se origina en su mayor parte en el sistema digestivo de los rumiantes. A ello se añade el 64% del amoniaco, que contribuye de forma significativa a la lluvia ácida.

La FAO explica que la ganadería usa el 30% de la superficie terrestre del planeta en pastizales y un 33% de la superficie cultivable para producir forraje.

La tala de bosques para pastos es una de las principales causas de la deforestación, en especial en Latinoamérica, donde por ejemplo el 70% de la foresta desaparecida en el Amazonas se ha dedicado a pastizales.

La actividad ganadera figura entre los sectores más perjudiciales para los ‘cada día más escasos recursos hídricos’ al contaminar las aguas; favorecer la eutrofización, proliferación de biomasa vegetal debido a la excesiva presencia de nutrientes, y destruir los arrecifes de coral.

Los principales agentes contaminantes son los desechos animales, los antibióticos y las hormonas, los productos químicos utilizados para teñir las pieles, los fertilizantes y pesticidas para fumigar los cultivos forrajeros.

El informe, producido con la ayuda de la Iniciativa para la Ganadería, Medio ambiente y Desarrollo, propone tener en cuenta esos elevados costes medioambientales y sugiere una serie de medidas para mejorar la situación.

Estas van del uso de métodos de conservación del suelo a la mejora de la dieta de los animales para reducir la fermentación intestinal y las consiguientes emisiones de metano, pasando por la construcción de plantas de reciclaje del estiércol.

He seleccionado este enlace a una página donde se habla de todo esto. Informes de la FAO, de Greenpeace, de varias Universidades de todo el mundo, investigación privada y pública, y un largo etcétera. Este es el enlace:

http://www.respuestasveganas.org/2006/10/argumento-veganismo-no-es-mas_3976.html

Este es uno de los cuadros que aparecen en esta pagina dentro de ese exhaustivo estudio. Escalofriantes los datos de consumo de agua para producir tan solo 1 kg. de carne fresca de ternera, 15 m cúbicos, 15 mil litros de agua.

Hay países deficitarios en grano. Importan grano, y luego exportan la carne a cualquier parte del mundo. Para hacer esto se emplean enormes cantidades de combustibles fósiles, de recursos en definitiva.

Es el sentido común lo que debe primar. El amor a un mundo como este,  al que le tiemblan los cimientos por el consumo desmedido de tantas cosas de las que podemos prescindir. No es resentimiento, ni  cólera. Tan solo es una llamada de atención para los que quieran o puedan escuchar.

Este mundo es totalmente ilusorio, lo sabemos los que estamos enfrascados en ello. Pero aquellos que sufren por la ignorancia de este hecho, que están malviviendo en la miseria por  la vorágine consumista de unos pocos, para ellos la situación es muy real, y es crítica. La mayor parte de la humanidad no puede sucumbir de hambre y de sed porque unos pocos privilegiados de la otra parte del mundo decidan que pueden y  quieren seguir con el mismo status consumista. No es de recibo.

Hubo un tiempo ( y todavía existen lugares así)  en el que los animales pastaban en libertad, su alimento provenía del medio cercano. Se sacrificaban en determinadas épocas del año atendiendo a una necesidad real, a un rito ancestral, a alguna fecha festiva y por tanto excepcional, pero siempre bajo la premisa de la autosuficiencia local y el respeto por los animales. Hasta aquí si.

La reflexión puede ser esta. Ante la idea de: “Pero yo no maté al animal”, la respuesta podría ser esta: “No, pero Vd. contrató al verdugo.  Cada vez que usted compra carne, significa que la matanza fue hecha para usted y que usted pagó por ella”.

Nadie debería sentirse culpable, pero si creo que estamos obligados a reflexionar. Es una cualidad humana, y de acertadas y atrevidas decisiones depende  la supervivencia de toda la humanidad, y no de la irreflexiva actitud de unos cuantos pudientes que hemos nacido en alguna zona “privilegiada”.

Quince años sin comer carne. Largos años de aprendizaje. Hermosos momentos de lucidez, de plenitud, de abrazar el despertar del arrullo del consumismo voraz. Doy gracias a Dios por  sacarme de la vorágine. Aunque todo está bien, y vivimos en la fe (razonada) de que las cosas por ahora han de ser  así, también intuimos la certeza de que pueden ser de otro modo. Depende del amor que pongamos. Ese es el verdadero alimento del alma, ese es el “secreto nutriente”. Ahí reside el poder y la energía infinita para seguir avanzando.

“No es tarea fácil educar jóvenes, adiestrarlos, en cambio, es muy sencillo.” Tagore.

EDUCACIÓN

La educación, (del latín educere ‘sacar, extraer’ o educare ‘formar, instruir’) Fuente Wilquipedia

Atendiendo a la etimología del término, podríamos decir que la educación es el proceso por el cual el individuo accede con el guía (maestro), a lo  mejor de  si mismo que ya se encuentra esperando para ser descubierto. O dicho de otro modo, todo  ya se encuentra en ti a la espera de ser extraído. Igualmente, la educación debería ser un proceso instructivo y no inductivo.

Una seria diferencia entre esto que decimos y lo que habitualmente sucede; la educación como un conjunto de conocimientos embutidos (introducidos a la fuerza), sentimientos, conceptos, ideales de toda índole, etc. en pos (o al menos con esa convicción se dice que se  hace) de convertir  al individuo en alguien de provecho para el mismo y para  la sociedad. Y que generalmente termina por convertirnos en individuos sometidos al sistema, como partes  productivas de una maquinaria perfectamente engrasada. Individuos formados para formar parte de un sistema basado principalmente en el consumo como motor de las sociedades. Educados para tener y no para ser.

Regímenes autoritarios en los que la educación pública está encaminada al adoctrinamiento como instrumento claro del mantenimiento del orden establecido. Si miramos tan solo unas décadas atrás, en nuestra España, todos podemos recordar los símbolos del Régimen en las aulas. Los colegios separados por sexos, la imagen del dictador, los símbolos  religiosos de los partidarios  del régimen, etc.

En nuestra época más reciente, sucesivos modelos educativos, distintas leyes orgánicas de educación en función del partido gobernante, cada una de ellas intentando arrimar el ascua a su sardina.

Debates y más debates. Religión o no religión. Educación para la ciudadanía o no. Selectividad o no. Licenciaturas o Grados, etc., etc.

Debates estériles, pues todo parte de un concepto erróneo de educación que no tiene en cuenta al individuo, que no pretende formar seres libres, capaces de pensar por si mismos, sino como decíamos antes, individuos formando parte de un engranaje envenenado, condenados al sueño eterno.

Si hablamos de historia, para empezar deberíamos recordar que la escriben los vencedores. Por tanto está pendiente de ser revisada y contada tal y como ocurrió (o de la forma más fiel a lo sucedido, nadie es poseedor de la verdad absoluta), al margen de nuestras creencias y conveniencias. ¿Pero quién se atrevió a esto? ¿”Los rojos o los azules”? Ninguno. No hay más que hacer un leve ejercicio de introspección  para ver cuantas lagunas tiene nuestra historia más reciente. Y si nos vamos más atrás, veremos como la época cultural más floreciente que fecundó nuestra tierra, la que surgió en Al Ándalus, no es que haya sido mal contada,  sino directamente eludida.

Toda esta debacle surge porque las sociedades en conjunto, y los individuos en su propia singularidad, no han entendido realmente quienes son. Y por tanto no puede articular fórmulas adecuadas para gestionar su Verdadera Realidad. Y es que el hombre, posee una naturaleza Transitoria; sí. Y también una naturaleza Trascendente. Las sociedades, mal que bien, han articulado mecanismos de socialización encaminados a cultivar la única naturaleza que han comprendido, la que no es real, sino como fruto de la educación y por tanto sometida a la temporalidad y a los valores de la cultura predominante. Todo inestable y transitorio. Para la otra “naturaleza” se nos dio la Religión y al final nos convertimos en fieles adoctrinados, algunos más ortodoxos que otros, y en ateos, por pura incoherencia de los comportamientos observados. O como fruto de la revisión conceptual que no supera los mínimos estándares de la razón. Ese Dios de la Religión incapaz de dar respuestas a nuestras legítimas inquietudes  y que, además, nos sitúa culpables o impuros ya desde el nacimiento. Ahí es nada.

Sí, el ser humano, es esa criatura que vive a caballo entre dos mundos separados por un fino hilo. Mundos que se conducen paralelos e interactúan mostrando el equilibrio del individuo. Si se atendiera al individuo desde el inicio para que pudiera cumplir con sus dos aspectos (de una misma realidad), las sociedades crecerían de forma espectacular, pues generarían individuos plenos, y por tanto felices,  y en consecuencia, difícilmente manipulables. Individuos no dependientes, creativos y por consiguiente, preparados para cumplir con  el objetivo para el que fueron diseñados. Continentes capaces de albergar la Conciencia. Ni más ni menos.

Pero que trabajo cuesta hacer creer a la sociedad de la existencia de  esa doble naturaleza del ser humano. Aunque esto suena a herejía, porque en realidad el hombre es  Divino y por tanto la naturaleza transitoria, inmanente, no es sino un “traje”, un medio donde se esconde, inicialmente, esa otra Realidad. La Única y Verdadera.

Lo cierto es que no tengo autoridad para hablar de este tema, no soy más que un campesino. Un hombre que ha vivido la socialización,  la educación, y no le sirvió para mucho. Tan solo para terminar por no comprender nada, por cuestionar todos los modelos y los distintos procesos a los que fue sometido.  Años  después, cuando empiezas a despertar, observas que  ahora necesitas  de mucho tiempo para deshacer lo aprendido. Para desaprender. Para recuperar la inocencia perdida, ese estado de “pureza original” del que pueden resultar múltiples posibilidades.

O mejor explicado, se pueden necesitar años, incluso décadas transitando por una o varias vías de conocimiento interior (o vías espirituales) para deshacer la carga educacional que, como decíamos, ha volcado toda su energía en desarrollar uno de los dos aspectos de nuestra compleja naturaleza.

Pero como dice mi maestro en estas lides, el sendero no es complicado, es el individuo y su carga los que dificultan  el proceso. Me veo a mi mismo poco a poco saliendo de esta farsa y tan sólo el hecho de instalar la consciencia de lo divino en el día a día, ha costado un sufrimiento incontable. Tan sólo para establecer el sencillo hábito de recordar quien eres. Cual es tu destino y por tanto cual debe ser tu compromiso. Después ya veremos que pasa con la nueva costumbre adquirida y con el conocimiento recibido. Pero tan solo ejercitarse en la presencia de lo Divino que reside en uno mismo, como digo, a costado (está costando) sudor y lágrimas.

Conocida la realidad del ser que somos, ¿quién podría dejar de amar al otro, sabiendo que es igual que tú, que es tu hermano y hermano con todo lo creado? Y el otro ¿no respondería de igual modo si también se conociera?

En algunas iglesias holandesas, en el pórtico de entrada se lee: “Dios es amor”. Si nuestra naturaleza es Divina, lo será “siendo amor”. Conócete, cuando te descubras, te amarás, pues habrás descubierto La Verdad. Rumi decía:”Quien te ha conocido (quien se conoce), ¿como puede mantener  ya la cordura?”. Este loco de amor por la Divinidad, nos dejó un rastrojo de amor a través de toda su magna obra. Y tantos otros hombres y mujeres dedicados a la mística, la ciencia del amor Divino, esperando que ahora nosotros cojamos el testigo.

Soy amor, eres amor.

¿Que otra cosa podemos Ser?

A donde quiera que te dirijas,  

sino es hacia esto (hacia el amor),  

es hacia ninguna parte.

Estos breves versos escribió la pluma como reflexión última.

Educados en el amor, en el respeto, en la tolerancia. Preparados entonces para alcanzar la Sabiduría que conduce a la verdadera Felicidad.  Que te lleva hacia la Paz.

Esto es posible. En ello estamos gracias a La Divinidad y a la paciencia del Maestro. Dicho así parecería que son dos, pero no, son Uno. Son el Mismo.

Amatula

Acabo de retirar el cartel de la entrada, mezclado entre los otros, donde se anuncian los servicios que en la tienda prestaba Amatula. Manicura, pedicura, depilación, tratamientos corporales, masajes… Todo con productos naturales y ecológicos. Un servicio perfecto.

Lo que no dice el cartel es como es esta mujer. No cuenta de su predisposición, de sus mimbres, de lo profundo de su corazón. Si, ciertamente, algunas cosas quedan que poner en su sitio, pero que fácil va a ser para ella. Se marcha de regreso a su tierra natal, Mallorca. Curioso como son las cosas. Vino a trabajar-se aquí, a Murcia, por dentro y por fuera. Pero de momento los avatares del camino la conducen de nuevo a su tierra de origen. Lo que hablamos siempre acerca de la impermanecia de las cosas, acerca de los planes de futuro. Que sabemos de lo que el destino nos depara, el donde, el cuando, con quien. Que sabemos…

Así que vino a la tienda como un miércoles más, esta vez a recoger sus cosas y a despedirse. Con la idea puesta en volver pronto, pero decidida a aceptar  en paz lo que el momento le estaba anunciando.

-Me voy mañana temprano, dijo. Y se marchó.

Todos aquí ya te echamos de menos. Igualmente, deseamos que todo te vaya bien y que tu regreso a Murcia sea lo antes posible, Dios mediante. Un abrazo desde aquí de corazón a corazón.

Quien sabe si volveremos a colgar el cartel.  Paz para ti allí donde quiera que estés.

A la búsqueda del conocimiento

Esa curiosidad incesante que tiene el ser humano por conocer,  le distingue del resto de las especies. El conocimiento es en sí mismo transformador. Cada nuevo descubrimiento sitúa al ser humano ante una nueva visión de lo que le rodea. Una nueva interpretación del universo material y un nuevo acicate para seguir buscando. ¿Cual es ese impulso que invita al ser humano a la curiosidad, a la búsqueda del conocimiento? Un impulso creador.

El artista experimenta la creación a través de una búsqueda incesante de nuevos materiales para trabajar, nuevos soportes, colores, texturas, tendencias, etc. Empujado por la inspiración y las musas, y a solas consigo mismo y voila!! He aquí la nueva obra. Y vuelta a empezar.

Otras formas de conocimiento, donde el paisaje es más  teórico y abstracto, como las matemáticas o la física, experimentan igualmente en una paleta cargada de posibilidades. Nuevas teorías o viejas ecuaciones sin resolver, antíguas líneas teóricas que a la luz de la nueva información obtenida con los  novedosos equipos técnicos, atisban otras posibilidades. Y ¡eureka! otro  nuevo descubrimiento. Ahora el último, al parecer, sería el del tan  traído y llevado bosón de Higs, que dotaría a la materia de masa.

Pero todo este conocimiento de siglos almacenado por parte de la humanidad, ¿nos hizo mejores como especie? Nos distingue como especie, pero no nos hizo mejores. Pues es obvio que el hombre-depredador ha colonizado la faz de la tierra gracias a ese conocimiento, que luego ha desviado en su egoísta y particular interés. El conocimiento, la ciencia en si, es neutral. Es el uso que hacemos de ella. Debemos enseñar primero a los futuros científicos a ser seres humanos por encima de todo lo demás. Para que el conocimiento esté al servicio de la raza humana y de todos los seres que habitan este planeta.

Entonces, ese  impulso Creador que todo lo gobierna y que todo lo nutre, se hará presente en toda la obra creadora de esta humanidad. Porque el verdadero conocimiento no puede separar al hombre del hombre. No deberíamos seguir separados por diferencias culturales, sociales, religiosas o de cualquier índole. El verdadero conocimiento puede eliminar esa distancia.

Y ese verdadero conocimiento es Sabiduría, y ésta puede estar al margen de la erudición. Peligrosa compañera de viaje cuando su discurso se vuelve exclusivista, separatista y no integrador, aumentando las distancias en vez de acortarlas. De ahí la insistente invitación a la búsqueda de la sabiduría de algunos de los más grandes maestros y místicos que haya tenido la humanidad.  Sabiduría conducente a responder a aquellas grandes cuestiones que siempre han inquietado el ser humano. Quien soy. De donde vengo. A donde voy. Como el propio Jesús de Nazaret decía: ” La verdad os hará libres.”  Sócrates aporta otra visión en cuanto al origen de ese conocimiento cuando dice: ” Sólo el conocimiento que llega desde dentro es el verdadero conocimiento.”

Conocimiento para salir  al encuentro con La Verdad, por tanto transitemos senderos conducentes a ella.